Pedro Sánchez insta a responder “desde la unidad, en Europa y en España”, a la guerra en Ucrania

“El pasado 24 de febrero, Europa recordaba de golpe sus peores pesadillas. Tras semanas de enormes esfuerzos diplomáticos para garantizar la paz, el dirigente de una potencia nuclear decidía invadir militarmente una nación vecina libre, soberana y democrática”. Con estas palabras, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, iniciaba su comparecencia en el Congreso para informar sobre la invasión rusa de Ucrania, que calificó de “violación de la legalidad internacional perpetrada por Putin”.

Sánchez, que quiso expresar “el dolor del pueblo español por la pérdida de vidas humanas en la guerra en Ucrania” y reiterar “nuestro respaldo al pueblo ucraniano y nuestro compromiso, solidaridad y apoyo a la soberanía e integridad territorial de Ucrania”, responsabilizó al presidente ruso, Vladímir Putin, de esta guerra porque “no quiere que avance la democracia, que Europa se fortalezca. Quiere hacer de Europa una Unión más débil”. Sin embargo, se ha encontrado enfrente a “una Europa más unida que nunca, más determinada que nunca”.

“Lo que está en juego es la fortaleza de la Unión Europea, nuestros valores y nuestros principios”, ha asegurado el presidente. “Esto es lo que en realidad teme Putin: la construcción y el fortalecimiento de una potencia geopolítica, la UE, a las puertas de sus fronteras. Putin teme a Europa porque teme a la democracia. Por eso ataca a Europa. Una potencia que representa un modelo radicalmente opuesto al autoritarismo que él impone a su población. Por eso quiere acabar con la construcción de una Europa fuerte y poderosa en el contexto geopolítico global”.

Ante esta situación, “Europa ha decidido fortalecer su proyecto común”: aprobando unas sanciones económicas inéditas por su contundencia; poniendo en marcha la ayuda humanitaria para socorrer a los refugiados ucranianos; y trasladando a Ucrania material defensivo y ofensivo. En este sentido, Sánchez ha defendido las acciones coordinadas a nivel europeo, como la activación del Fondo Europeo para la Paz porque “a una amenaza europea, debemos dar una respuesta europea, coordinada y unida”, no obstante, ha anunciado que España entregará a la resistencia ucraniana material militar ofensivo, al tiempo que ha reclamado “la unidad de todos los grupos parlamentarios en la respuesta al brutal ataque de Putin en Ucrania”.

El presidente también ha comunicado que España impulsará en la UE y en la OCDE la declaración de Rusia como un paraíso fiscal, incluyendo a ese país en la lista negra de paraísos fiscales. “El régimen de Putin debe tenerlo claro: estas sanciones estarán vigentes hasta que ponga fin a la invasión, y salga de Ucrania, de toda Ucrania, y regrese a las fronteras reconocidas internacionalmente de la Federación Rusa”.

Sánchez ha manifestado su solidaridad con el pueblo ruso que “no quiere la guerra” y “va a sufrir su coste por el imperialismo de su presidente” y ha instado a Putin a poner “en libertad de inmediato a todas aquellas personas detenidas arbitrariamente” tras las protestas en Rusia. “España es un país amante de la paz”, ha destacado. “Tenemos muy reciente el recuerdo del NO A LA GUERRA. Hoy el NO A LA GUERRA DE IRAK es el NO A LA GUERRA DE PUTIN”.

A su juicio, el presidente ruso ha cometido tres errores estratégicos en la invasión a Ucrania: subestimar la capacidad de lucha de Ucrania, creer que Europa se iba a dividir y  recordarnos que la OTAN, como alianza de Estados por su seguridad, es más necesaria que nunca. En este sentido, ha destacado que “a las puertas de la Cumbre de Madrid, donde se definirá el nuevo concepto estratégico para el año 2030, Putin ha logrado ensamblar la alianza atlántica y la unidad entre la OTAN y la Unión Europea” y ha pedido “seguir adaptando y reforzando la Alianza Atlántica para hacer frente a los retos de seguridad a los que nos enfrentamos”.

El presidente Sánchez ha asegurado que el Gobierno de España “ha estado movilizado desde el primer momento, para hacer frente a todas las consecuencias internacionales y nacionales que puedan derivarse de este conflicto”, con un seguimiento permanente y coordinado de la situación con todos los ministerios implicados y con nuestro sistema de seguridad nacional. También, se activó el Comité de Situación  y Consejo de Seguridad Nacional y el ministro de Asuntos Exteriores ha comparecido ante las Cortes Generales y ha estado en contacto con todos los grupos parlamentarios. Los expresidentes del Gobierno han sido contactados para informarles de la situación y recabar de ellos una visión derivada de su experiencia internacional.

En su intervención, Sánchez ha alertado de que las medidas adoptadas, o que se puedan adoptar en el seno de la Unión Europea y de la Alianza Atlántica, “tendrán un coste y exigirán sacrificios”. “Las sanciones van a tener consecuencias sobre la economía europea y española, no sólo sobre las cifras macroeconómicas, sobre los presupuestos del Estado y sobre la economía de las empresas: también sobre la economía de las familias y los productos básicos”. “Tendrá una causa: la injustificable guerra contra Ucrania; y un culpable: el presidente Putin”, ha resumido. En este sentido, ha instado a los Grupos Parlamentarios a “actuar unidos al afrontar las consecuencias de estas mismas sanciones y, en general, las repercusiones de este conflicto y lograr  un pacto de unidad: Unidad en la respuesta frente a la invasión; unidad en la respuesta para mitigar el impacto de la guerra entre nosotros”.

Sánchez ha planteado trabajar esa unidad en dos ámbitos: el europeo y el nacional. En el europeo, trabajar en la autonomía estratégica,  reducir  dependencias como la energética y consolidar la capacidad de actuación. “La única vía es avanzar aun más en la integración en ámbitos como la política exterior y de defensa común”, ha defendido. Asimismo, ha reclamado avanzar en el Pacto de Migración y Asilo de la UE para hacer frente desde la solidaridad a las consecuencias humanitarias de esta crisis, que ACNUR cifra por el momento en 660.000 refugiados y activar la Directiva de protección temporal, que garantizaría el asilo de los refugiados ucranianos sin necesidad de aplicar los procedimientos habituales. En materia fiscal, Sánchez ha señalado que “no parece razonable” volver a las reglas fiscales anteriores, que obligarían a un ajuste fiscal desproporcionado,  y ha abogado por su adaptación.

En el ámbito español, el presidente ha explicado que el Gobierno ya está trabajando en  un Plan Nacional de Respuesta al Impacto de la Guerra, “abierto a las aportaciones que los grupos parlamentarios, el resto de gobiernos –locales y autonómicos- y los agentes sociales puedan hacer, y dinámico porque algunas de las consecuencias son impredecibles”. El Plan contempla medidas en el ámbito laboral y energético, de pacto de rentas, de protección de las familias vulnerables, de protección de sectores afectados por las sanciones y la petición de eliminar de la confrontación partidista una herramienta hoy más necesaria que nunca como son los fondos europeos.

Así, entre otras medidas, impulsa un pacto de rentas que proporcione estabilidad y confianza, tanto desde la perspectiva de los costes salariales, como desde la moderación en los márgenes y beneficios de las empresas, y a los agentes sociales han sido invitados a participar.  Protege a las familias más vulnerables, con medidas como la prórroga  hasta el 30 de junio, del descuento del bono social eléctrico. Contempla iniciativas para acelerar la transición energética de nuestro país, gracias al empleo de los fondos europeos y, en este sentido. Supone prolongar las medidas de reducción de la fiscalidad a la energía para familias y empresas. También mejora la eficiencia energética e incorpora medidas para acelerar el despliegue de renovables y reforzar así la autonomía energética, al tiempo que fomenta el autoconsumo. Acelerara la aprobación y puesta en marcha del mecanismo RED de flexibilidad y estabilización del empleo, previsto en la  reforma laboral. Incluye medidas que protegen a la industria turística y al sector agropecuario.

Para finalizar, el presidente ha realizado esta reflexión: “si estamos de acuerdo en el diagnóstico, que este es un ataque a Europa, a su seguridad y a los principios que representa para nuestros conciudadanos y para el resto del mundo. Si estamos de acuerdo en que la unidad europea es nuestra principal fuerza para hacer frente a una amenaza tan real como inquietante. Si estamos unidos en la respuesta a una invasión injusta e injustificada del régimen de Putin en Ucrania. Debemos estar también unidos en la respuesta que, tanto en Europa como en España, demos a la consecuencias económicas y sociales de este conflicto bélico no deseado ni buscado por Europa, pero que encontrará la respuesta unida de toda España y de toda Europa”.

Sánchez ha destacado que “a lo largo de la historia de Europa, nuestro continente aprendió, con toda crudeza y sufrimiento, que la guerra nunca es la solución y que la democracia siempre es el camino para hacer progresar a nuestras sociedades. Estamos decididos a defender ese ideal de paz y libertad, de democracia y justicia social que tanto nos costó lograr”.

“Hoy se abren ante España y ante Europa dos caminos: el camino de la paz y la legalidad internacional o el camino de la fuerza ilegítima que aboca solo al desorden mundial. Para España, como para toda Europa, la elección es dura, pero  sencilla: somos un país, somos una Unión, comprometida con los valores de la paz, de la legalidad internacional y de la solidaridad en esta ocasión con el pueblo ucraniano”, ha concluido Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.