El PSOE de Móstoles denuncia públicamente que por primera vez desde hace décadas, Móstoles no pueda aprobar la declaración institucional del día 8 de marzo. 

“Vox insiste en mantener posiciones políticas que rondan los límites de la democracia, atacando a la igualdad, denostando la figura de la mujer y negando la violencia de género. Vox discrimina de esta forma a la mitad de la ciudadanía. A las mujeres.”. Alex Martín

Como ya sucediera en el Pleno de Noviembre, con la Declaración Institucional contra la violencia de Género, Vox se ha opuesto a apoyar la lectura y elevación en el pleno de la declaración institucional por el día 8 de marzo, día internacional de las mujeres, hecho sin precedentes en más de una década.

El Grupo Municipal de VOX en Móstoles impedirá en la mañana de hoy que el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Móstoles apruebe la declaración institucional que contaba con el apoyo y la condena a la violencia machista del resto de grupos municipales. De esta forma, Vox, ha sido el único partido que no ha validado el texto.

Desde el partido Socialista de Móstoles entendemos que como corporación debemos mostrar nuestra firme voluntad de continuar construyendo una sociedad justa, donde mujeres y hombres tengamos los mismos derechos y donde niñas y niños crezcan en igualdad de oportunidades, con independencia de su género.  La igualdad debe contar con el apoyo de las instituciones y debería también contar con el respaldo de todos los partidos políticos.

Para eso necesitamos el compromiso individual, colectivo e institucional de la ciudadanía, hombres y mujeres, y el compromiso colectivo de la sociedad todos los días del año.

Con motivo de la conmemoración del Día de la Igualdad Salarial, el PSOE quiere mostrar su compromiso para acabar con la desigualdad laboral y salarial resultado de la suma de discriminaciones que las mujeres sufren en el mercado de trabajo y en el ámbito privado.

En 2017, el salario medio bruto de las mujeres representó el 78% del salario medio bruto masculino. La brecha salarial de género se sitúa en el 22% (último dato disponible, 2017 del INE).

La principal causa de que el salario anual de las mujeres sea menor que el de los hombres está motivado por el peso de los cuidados (a menores, a personas mayores, del hogar, etc.) que recae desproporcionadamente sobre las mujeres.

Por este motivo, las mujeres tienen más dificultad para acceder al mercado de laboral y para promocionar una vez conseguido un empleo

Para el Partido Socialista es indispensable profundizar en la mejora de las condiciones de las mujeres en el ámbito de su independencia económica y, por tanto, de la garantía de las condiciones materiales para tener una vida digna. Para el presente, con un trabajo que les permita tener un proyecto de vida propio. Y para el futuro, porque de cómo sean esos trabajos (tipos de contrato, jornada, salario, etc.) dependerán las pensiones que reciban.

Gracias a las mejoras introducidas por el Gobierno socialista desde junio de 2018 hemos conseguido reducir casi 2 puntos la brecha de género en las pensiones, aunque la pensión media que reciben las mujeres todavía sigue siendo un 35% inferior a la de los hombres.

El Gobierno socialista rescató sus medidas más importantes y aprobó hace un año un Real Decreto Ley con las medidas más necesarias para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en el empleo, para atacar de manera urgente los elementos discriminatorios en el itinerario laboral de las mujeres y, en definitiva, para garantizar el cumplimiento del principal valor de la Constitución, que es la igualdad.

Entre otras medidas, se han ampliado los permisos de paternidad para su progresiva equiparación con los de maternidad con el objetivo de avanzar en corresponsabilidad, se ha establecido la obligatoriedad de un registro de salarios para eliminar la brecha salarial, se ha modificado la legislación para extender los planes de igualdad en las empresas y se ha recuperado la cotización a la Seguridad Social de las cuidadoras de personas con dependencia.

Así, el permiso de paternidad ha pasado de 5 a 8 semanas en 2019, pasará a 12 semanas en 2020 y a 16 semanas en 2021, un paso clave para conseguir la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres en la conciliación y el principio de corresponsabilidad en los cuidados.

El Gobierno socialista ha recorrido parte del camino necesario para dotarnos de una norma con actuaciones concretas dirigidas a reducir la desigualdad en el ámbito laboral, materializada en la brecha salarial. Más de la mitad de la población sufre discriminación y este Gobierno ha trabajado y va a seguir trabajando hasta el último momento para dar respuesta a los problemas reales de las mujeres.

Esa es la principal obligación y responsabilidad de la política. La igualdad efectiva pasa, necesariamente, por la independencia económica y por qué las mujeres tengan la posibilidad de proyectarse en el ámbito profesional.

La igualdad en el empleo es, por tanto, un fin en sí misma, pero también es el instrumente clave: el pleno disfrute de los derechos y libertades por parte de las mujeres sólo puede construirse a través de la igualdad y la independencia económica.

Por ello rechazamos frontalmente los posicionamientos retrógrados y negacionistas de VOX acerca de la igualdad, la necesidad de pelear por ella y la negación constante que tienen sobre la discriminación de la mujer, la violencia de género y la necesidad de las políticas de igualdad.

Nos parece que, en términos democráticos, pese a estar en su derecho, no apoyar la declaración institucional del 8M, es no apoyar a las mujeres. Hay que destacar que el texto de la declaración institucional estaba extraído de manera literal del aprobado y remitido por la FEMP, lejos de pretensiones políticas, buscaba el consenso. Hecho que no ha sido posible por desgracia afirma Alex Martín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.