El Gobierno de España garantizará un escudo social para que la recuperación sea sólida.

El Gobierno, con el escudo social que suponen las medidas que está adoptando, garantizará las rentas de las personas afectadas por la crisis, para que la recuperación sea sólida.

En rueda de prensa telemática desde La Moncloa de la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para presentar los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social, han subrayado que tras una primera quincena del mes positiva, los datos finales son representativos de la situación actual. La Seguridad Social pierde 833.979 afiliados y el paro aumenta en 302.265 personas, situándose el número total de parados en 3.548.312 personas. Los ERTE todavía no aparecen completamente reflejados, debido a los plazos de tramitación, lo que explica la discrepancia entre las cifras de paro y las de afiliación.

A pesar de la fuerte destrucción de empleo, se aprecia que las medidas que se tomaron a partir del 18 de marzo mitigaron las fuertes caídas de los primeros días tras el anuncio del cierre de colegios en Madrid.

Datos excepcionales por situación sin precedentes

“Estos datos son espectaculares, sin precedentes, tanto del paro como de la afiliación pero responden a una situación sin precedentes donde es el reflejo estadístico de una caída de la actividad”, ha destacado Escrivá. “Lo que estamos haciendo desde el Gobierno es tratar de garantizar las rentas de personas afectadas por la crisis, con medidas que van más allá para sostener aparato productivo de las empresas para una recuperación más rápida y sólida”, dijo.

“Si miramos a nuestro alrededor, se observa que el gobierno de España ha diseñado un escudo social y estamos tomando medidas que van mucho más allá que en otros países del ámbito europeo”, ha subrayado.

Para explicar la excepcionalidad del momento, entre otros datos, Escrivá ha señalado que la caída de 900.000 personas afiliadas a la Seguridad Social que se ha producido en  14 días laborales, solo es comparable a la pérdida similar que se produjo, pero en 100 días después de crisis de Lehman Brothers. «Lo que hoy ocurrió en 14 días entonces ocurrió en 100«, destacó refiriéndose a la crisis de 2008.

El ministro, que fue repasando todas las medidas adoptadas, añadió que se está trabajando en la flexibilización de la incorporación de sanitarios y jubilados, y en que personal sanitario extranjero en España pueda incorporarse, confirmando que “ya hay 300 a los que hemos dado permiso de trabajo y lo vamos a seguir haciendo en próximos días y semanas”.

Los ERTEs, camino a seguir

Ante la crisis temporal que estamos viviendo, el Gobierno está haciendo un esfuerzo ingente para paliar sus efectos y proteger a las personas más vulnerables. La puesta en marcha de ERTE’s por causa de fuerza mayor ha impedido que la destrucción de empleo sea mayor de la registrada, y a la vez implica que hay muchas personas que a día de hoy están cobrando una prestación, de manera que cuando esta crisis acabe, volverán a su puesto de trabajo, en el que permanecerán como mínimo 6 meses.

Por otro lado, las prestaciones para autónomos, colectivo que quedó muy desprotegido durante la crisis de 2008, suponen una importante novedad.

Gracias a estas medidas hay un conjunto muy importante de la población que pese a haber sufrido el impacto económico de la crisis, cuentan con medidas de protección y con un sostén económico, como han repasado tanto la ministra Díaz como el ministro Escrivá.

Las cifras conocidas hoy reflejan una situación de absoluta excepcionalidad, porque como ha explicado la Ministra de Trabajo, “el mes de marzo transcurría con normalidad, pero desde el 13 de marzo hasta el día 23 de marzo, observamos el incremento diario de cifras de paro”. En estos datos no están computados los ERTE, porque no están en paro ni en búsqueda de empleo, sino en suspensión temporal. “Estas cifras son excepcionales, pero el mecanismo de los ERTEs es el camino a seguir, ha impedido la destrucción de empleo y hace una principal medida, no despedir; las personas están en alta y cobran una prestación y tienen un compromiso de permanencia en la empresa de 6 meses. Esta es la herramienta de no destruir empleo cómo está reconociendo la propia UE.

La ministra de Trabajo ha destacado que se alcanza “una tasa de cobertura de casi el 65%”, y que “las políticas que estamos poniendo en marcha son positivas a efectos de amparar a los más vulnerables, se está observando como las medidas son eficaces”, teniendo a un total de 2.231.000 personas con prestaciones reconocidas.

Diálogo social y consenso político para recuperar la normalidad y superar la crisis

Los efectos de esta crisis durarán meses. Cuando se vuelva a la normalidad sería necesario aprobar con la máxima celeridad unos presupuestos de recuperación, así como que a nivel europeo se consensuen planes para estimular la inversión, que permitan dar apoyo a empresas y autónomos y garantizar su liquidez, y al mismo tiempo proteger las rentas de los trabajadores. Todo ello contando con el instrumento del diálogo social y buscando el máximo consenso político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.